viernes 23 de febrero de 2024 - Edición Nº905

Sociedad | 30 nov -1

Hallazgo inédito 

Encuentran una familia de perezosos terrestres gigantes en Mar del Plata

Los restos óseos fueron hallados por una mujer que buscaba caracoles


Restos óseos pertenecientes a una familia de perezosos terrestres gigantes fueron hallados de casualidad en playas del sector costero norte de Mar del Plata. Según precisaron desde el equipo de Paleontología del Museo Municipal de Ciencias Naturales marplatense, por primera vez se tiene un registro muy completo de lo que habría sido un grupo familiar de estas bestias. Los restos permitirán estudiar como nunca la comunidad de animales prehistóricos que vivían en sus antiguas ciudades subterráneas, consignó ayer el municipio de General Pueyrredón.

Según se informó, desde el mes pasado el equipo de Paleontología del Museo Municipal de Ciencias Naturales Lorenzo Scaglia se encuentra trabajando en el rescate de tres hallazgos paleontológicos en la zona de barrancas del norte la ciudad. Los acantilados costeros del sudeste de la provincia son un ámbito propicio para el hallazgo de fósiles de animales prehistóricos.

Patricia Salicio, una vecina que buscaba caracoles en las playas ubicadas frente al regimiento militar GADA 601, encontró los restos de lo que, después se supo, son tres ejemplares de perezoso terrestre gigantes, pertenecientes a la especie Scelidotherium leptocephalum, que murieron y quedaron preservados en el interior de su antigua madriguera subterránea. El hallazgo es de suma importancia para el equipo de investigación que conforma el Museo Scaglia junto con investigadores del Conicet del Museo de Ciencias Naturales de La Plata y el Bernardino Rivadavia de Buenos Aires, ya que por primera vez se tiene un registro muy completo de lo que habría sido un grupo familiar de estas bestias prehistóricas.

¿Cómo era el perezoso gigante?

Según el comunicado difundido por el municipio, los Celidoterios eran perezosos terrestres gigantes cavadores que llegaron a generar extensos túneles interconectados que conformaban verdaderas ciudades subterráneas. Tenían unos 3,5 metros de largo por 1,2 metros de alto, pesaban cerca de 850 kilos, con una cabeza muy alargada y cilíndrica, y brazos fuertes con dos garras muy desarrolladas que le permitían excavar las madrigueras, con túneles que podían llegar hasta los dos metros de diámetro.

Datos del análisis geológico de los sedimentos que rellenan la cueva indicaron que la madriguera se inundó súbitamente con agua y lodo, produciendo la muerte de los animales por ahogamiento y su inmediata preservación.

Armadillo terrestre gigante

A 50 metros del lugar donde fue hallada la familia de perezosos terrestres gigantes, una colaboradora del equipo de paleontología del Museo Scaglia dio con uno de los animales prehistóricos más esquivos: Pampatherium typum. Se trata de un armadillo terrestre gigante con caparazón móvil similar en apariencia a un tatú carreta pero de mayor peso y tamaño: podía llegar a los 250 kilos y dos metros de largo.

De acuerdo con el parte de prensa, se encontró gran parte del caparazón, la cadera, miembros posteriores y cola. El caparazón se conforma por placas fijas y tres bandas de placas móviles conocidas como teclas.
 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias